martes, diciembre 04, 2012

Presentación de ingenio y miserias 2

Transcribo a continuación las palabras que pronuncié
con ocasión de la presentación de 
Ingenio y Miserias 2: la inacabable impunidad.
Colegio Público de Abogados -  29 de noviembre de 2012

Eduardo y yo hemos estado leyendo en el último tiempo unos escritos de juventud de Eco, y una de las cosas que dice Eco en el segundo de los ensayos que está en ese librito, es que como sostienen muchos, un libro deja de ser del autor en el momento en el que el autor lo escribe; que el autor algo quiere decir, pero que cada lector encuentra lo que quiere encontrar en ese libro. Eso hace que un mismo libro pueda tener muchas líneas de lectura diferentes.
Ya tuvimos dos líneas de lectura y yo tengo una tercera.
No sé en realidad cuál es la que tenía Eduardo en su cabeza. Lo que escribí en el prólogo no quiere decir que Eduardo lo haya pensado así, lo que quiero decir es que es algo que Eduardo tiene, y como lo tiene lo vuelca en la novela y algunos lo podemos encontrar y otros no.
Y lo que digo en el prólogo es que la novela tiene una línea de lectura que también está en línea con lo que dije el año pasado (en la presentación de la primera parte). El año pasado cuando leí la primera parte, yo, una de las cosas que le dije fue: este es un libro escrito en clave de desconfianza. Todo fracasa porque no hay confianza entre los personajes. Nadie confía en nadie.
Y en realidad es imposible mantener una relación de cualquier nivel social (familiar, grupal, el Estado) si no hay vínculos de confianza.
Cuando discutimos sobre la célebre sensación de inseguridad y nos ponemos a pelear sobre los datos objetivos, por ejemplo, es ridículo; ¿porqué nos sentimos inseguros? porque no confiamos en la policía. No nos sentimos inseguros porque nos robaron a nosotros. ¿Por qué la gente que vive en un edificio se siente segura? Porque confía en la custodia privada que puso en el edificio, hasta que deja de confiar; y en ese momento, aunque no haya pasado nada, no la quiere más porque se siente insegura. ¿Por qué? Porque perdieron esa relación de confianza.
Lo mismo pasa en una familia. Una familia se construye sobre relaciones de confianza, una pareja se construye sobre relaciones de confianza. El amor no es otra cosa más que confiar en que el otro me ama de la misma manera que yo amo; y que por lo tanto yo me entrego sin límites, y confío en que el otro se entrega sin límites. 
El día que ese vínculo de confianza se rompe la unidad de la pareja se destruye, la unidad de la familia deja de funcionar y tenemos los procesos de disolución social que estamos viviendo todos los días.
Eso es lo que muestra la primera parte, y en la segunda parte, yo creo que sin que se lo proponga (porque no creo que lo haya pensado de esa manera) pero lo muestra, cómo se reconstruye la vida de estas dos parejas.
Se reconstruyen recuperando la confianza.
Cada uno, desde el inicio de la novela empieza a buscar vínculos de confianza que son los que le permite terminar en un final que es realmente constructivo. La primera parte destruye todo. ¿Por qué destruye todo? Destruye todo porque no hay vínculos de confianza. Nadie confía en nadie.
Hoy releí el último capítulo de la primera parte antes de venir. Y cuando uno lee ese último capítulo puede verlo como una burla de la confianza. El capítulo comienza con toda la gente, los presidentes de mesa, el optimismo, los punteros que hicieron su trabajo; y subyace por debajo que alguien se ríe de toda esa gente y comente un fraude, y lo hace tan mal que además es insostenible.
Pero es un acto soberano de ruptura de la confianza. Por eso no puede haber unidad social.
El segundo arranca exactamente al revés. Arranca con cada uno, hasta Nora cuando está.... bueno no les voy a contar como está Nora, pero ella comienza a recuperarse cuando comienza a confiar en una compañera de desgracia y a partir de ahí teje la salida de su situación para después reencontrarse y reconstruir su vida.
Así que creo que hay muchas línea de lectura. Esta de la confianza la y el tejido social en particular me gustó especialmente; y creo que Ingenio y Miserias, en eso, muestra que se puede leer de muchas maneras y esta es una manera posible de leerla.

Ingenio y Miserias 1, el fraude electoral perfecto. Eduardo Cirmi Obón, Edubooks, 2012
Ingenio y Miserias 2, la imparable impunidad. Eduardo Cirmi Obón, Edubooks, 2012

Etiquetas:

1 Comments:

At 8:01 a.m., Anonymous Andres said...

Me gusta su blog, siga asi

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home