domingo, mayo 01, 2011

Notas para un Alumno 2.0

Cuando comencé esta serie de notas respecto de la educación en el entorno de los sistemas web 2.0 afirmé que estos nuevos sistemas imponen un nuevo paradigma de comunicación en función del cual podemos desarrollar un modelo educativo al que denominé e-learning o educación 2.0.
E-Learning 2.0 es un modelo de aprendizaje basado en un esquema participativo y bidireccional caracterizado por 4 pilares: la apertura, la interacción entre pares, el acto de compartir y la actuación global como ámbito de gestión. Este modelo proporciona nuevas herramientas de comunicación y transmisión del conocimiento, las que intenté definir a grades rasgos en lo que llamé el ToolBox 2.0.
Hay un paradigma de comunicación y hay herramientas comunicacionales. Para que la comunicación sea posible entonces, se requieren sujetos que operen dentro de ese paradigma y utilicen esas herramientas.
En este nuevo paradigma la tarea del docente (al que llamé docente 2.0) está redefinida en función de las nuevas herramientas y el nuevo contexto como una tarea de orientación y acompañamiento en el camino de búsqueda y adquisición del conocimiento a través de la multiplicidad de fuentes disponibles.
Pero el sujeto principal y el centro del proceso es el que llamaré alumno 2.0. Es la pieza principal por ser el centro del proceso de aprendizaje y quién le da sentido al sistema. Sin alumnos 2.0 no es posible un sistema de e-learning 2.0. Es el punto crítico.
¿Y qué es lo que caracteriza a un alumno 2.0?
Pues, desde mi perspectiva personal, el paso de una actitud pasiva ante el aprendizaje a una completamente activa. Mejor me explico.
En el esquema educativo tradicional, más allá de matices más o menos participativos el alumno tiende a comportarse como un sujeto pasivo de recepción del conocimiento. El docente enseña y el alumno aprende. Si el docente enseña más el alumno aprende más, si el docente enseña menos el alumno aprende menos. No digo que el sistema lo haga pasivo, sino que el alumno tiende (al menos en nuestro contexto Latinoamericano) a comportarse de modo pasivo.
A lo largo de los años este esquema transmisor/receptor se ha intentado modificar dando mayor protagonismo al alumno, intentando sacarlo de ese rol totalmente pasivo para darle progresivamente mayor grado de protagonismo. Pero una característica común en todos los intentos de modificación ha sido que si el alumno se mantiene en una actitud pasiva, aún así aprende. Puede no aprovechar tanto de lo que el sistema le ofrece, puede que carezca de un proyecto total completamente definido, pero siempre algo va a aprender.
Sin embargo esto no es así, o no creo que vaya a resultar así, en los sistemas de e-learning 2.0.
Los sistemas 2.0 encuentran su especificidad y riqueza en la interacción y la comunicación bidireccional. Esto significa que si bien ambos sujetos de la comunicación (docente y alumno) no necesariamente son pares, para explotar al máximo las posibilidades deben operativamente comportarse como pares. ¿Qué quiero decir con esto?
E-learning 2.0 es el sistema de entrenamiento adecuado (quizás la mejor forma y la más evolucionada) para quien tiene su propio proyecto personal, sabe qué es lo que busca y lo busca activamente. No es de esperar que dé su mejor resultado cuando el alumno se incorpora al proceso de modo pasivo a ver qué es lo que le ofrecerá el curso y cuánto sabe su docente. La máxima potencialidad del sistema se despliega cuando es el alumno el que toma la iniciativa y, aprovechando a su docente como inicio, motivador y guía decide desarrollar su propio camino de crecimiento en el conocimiento y para eso se aprovecha de las herramientas de interacción que se le ofrecen.
Creo que esto define la característica básica de un alumno 2.0:
  • Proyecto y objetivos personales respecto del proceso de educación en el que se incorpora.
  • Actitud participativa y colaborativa con sus pares y con el docente.
  • Participación activa en el proceso de adquisición de conocimientos a través de un adecuado uso de herramientas tales como los motores de búsqueda, librerías electrónicas, documentación en línea, sistemas de preguntas, blogs, redes sociales, etc.
Los sistemas de e-learning 2.0 pueden ofrecernos la posibilidad de que cada persona insertada en un esquema de entrenamiento colectivo desarrolle su propio proyecto educativo adquiriendo conocimientos, habilidades y destrezas en función de un objetivo totalmente personal. Pero esto hace del alumno el actor principal, no sólo el centro de la acción.
Un alumno 2.0 es el sujeto principal de la colaboración, y el artífice primario de la elaboración conjunta y la construcción de conocimiento. Es para esto esencial que tenga claros sus objetivos y en función de estos aproveche las herramientas disponibles para adquirir los conocimientos, habilidades y destrezas que han de ayudarlo a alcanzar ese objetivo que busca.
Completando la idea que vengo elaborando desde la primera nota, un alumno 2.0 no recibe un conocimiento o una verdad tanto como los encuentra y elabora. No acepta conceptos tanto como los descubre y perfecciona a través de la experiencia compartida y enriquecida con sus pares.


Las notas sobre aprendizaje 2.0 publicadas:
  1. Aprendizaje 2.0 Original - Copia en este blog
  2. Notas para un Docente 2.0
  3. Tool Box para un aprendizaje 2.0
  4. Notas para un Alumno 2.0
  5. ¿Es posible un proyecto de e-learning 2.0 en América Latina?
  6. El mundo de la empresa y el e-learning 2.0

Etiquetas: , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home