domingo, septiembre 01, 2013

¿Qué es una secta?

En una publicación reciente en su blog "Factor 302.4" Alejandro Agostinelli dice: "llamar secta destructiva a una religión minoritaria sólo porque no te gusta lo que sus devotos creen es injusto, peyorativo y discriminatorio".
Esta afirmación (que subscribo) refleja uno de los dilemas que enfrenta nuestra sociedad cuando busca simplificar para poder descansar, sin tomarse el trabajo de analizar para comprender. Hay un reclamo permanente que puede expresarse en una frase simple, una pregunta "¿es o no es una secta?"
Todos esperamos una respuesta simple para preguntas simples, pero la verdad es que en este caso, si la respuesta es simple, posiblemente tenga mucho de mentira. Detrás del término "secta" se suele esconder un conjunto de conceptos, afirmaciones y valoraciones en las que seguramente no todos estamos de acuerdo. Es decir, cada uno le da el significado que mejor le pinta. Para el antropólogo es el reflejo del devenir histórico de un grupo humano que tiende a dividirse; para el religioso es la palabra que define a un grupo heterodoxo que se separa de la fe pura tal como él la entiende; para el discurso social, se trata de un grupo en el que se desarrollan personalidades manipuladoras unidas a conductas de dependencia que oculta aberraciones y horrores de todo tipo.
Una respuesta quizás no tan simple, pero que anhelo que resulte clara, debe comenzar por hacer varias aclaraciones.
La primera es que lo que generalmente llamamos "secta" o "comportamiento sectario" no es un fenómeno exclusivamente religioso, sino propio del comportamiento humano. Lo encontramos tanto en las expresiones religiosas como deportivas, culturales, políticas, etc.
La segunda, es que el comportamiento sectario está definido esencialmente por eso: por un comportamiento, un conjunto de conductas, actitudes y razonamientos, no por una creencia. Es falso distinguir religión, iglesia y secta; la verdadera distinción debiera ser religión, iglesia y movimiento religioso, ninguno de ellos constituye en sí una secta; un movimiento sectario puede engendrarse y permanecer tanto en el seno de una iglesia, como separarse de ella.
¿Qué es entonces lo que define al movimiento sectario?
En primer lugar no es su fe. Puede arraigarse en un pensamiento heterodoxo, pero no siempre es así.
En segundo lugar, no es el número de sus adherentes. Muchos grupos o movimientos positivos y de alto impacto social y cultural son minúsculos, mientras que muchos movimientos sectarios pueden nuclear millones de seguidores.
Tampoco el centro está en los posibles propósitos financieros o no de sus líderes.
Un grupo de comportamiento sectario está definido por dos elementos claros: un liderazgo abusivo y un actitud de sumisión afectiva y psicológica de parte de sus seguidores. Ambos al mismo tiempo y en el mismo grupo social.
Un liderazgo que consciente o inconscientemente manipula voluntad e inteligencia de los seguidores conduciéndolos a un estado de total sumisión; que de modo obsesivo y bajo el pretexto del mayor bien de sus seguidores tiende a imponer conductas minuciosas que llegan a aspectos tan insólitos como la higiene personal o los hábitos de sueño. Paralelamente genera un cuerpo extenso de "doctrina" que sus seguidores aceptan sin cuestionamiento, aún cuando carezca de fundamento alguno.
La contraparte de este liderazgo son sus seguidores. Se dice que para bailar un tango hacen falta dos, y en este caso los seguidores son el complemento de la ecuación. Los seguidores abandonan su voluntad e inteligencia en las manos del líder. No cuestionan, no piden explicaciones, reproducen las afirmaciones y razonamientos del líder más allá de toda lógica; su conducta está condicionada por las directivas del líder: su trabajo, su familia, sus amistades, su estudio, todo gira en torno a las prioridades y directivas definidas por el líder del grupo.
No importa la edad, condición social, financiera o educacional de las personas. La aceptación del liderazgo escapa a toda consideración y se plasma en un abandono implícito de la propia voluntad e inteligencia a manos del liderazgo del grupo.
Por eso, un grupo de comportamiento sectario es un atentado contra la inteligencia y una prisión para la voluntad.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home